¿Implementando Home Office? Nosotros te decimos cómo.

¿Implementando Home Office? Nosotros te decimos cómo.

25 de marzo de 2020

Equipo de Laborando.com.mx 

Ante la situación actual que adolece en nuestro país y en el mundo por la propagación del COVID-19 muchas empresas han optado por el Home office por seguridad de sus colaboradores. Sin embargo, no todos están preparados o saben de qué manera deben organizarse para que esto sea efectivo y no pierdan la concentración.

Realizar Home Office requiere de una buena organización y disciplina,  además de otros factores como por ejemplo: si tienes pareja o hijos o vives con otros miembros de tu familia y que por supuesto, ellos también están en la misma situación que tu en cuanto al aislamiento. Ante esto, es recomendable que destines un lugar definitivo en donde puedas trabajar diariamente sin interrupciones y platica con tus familiares al respecto.

En este artículo te dejamos algunos consejos para hacer del Home Office una mejor experiencia para ti y logres resultados.

  • Sigue tu rutina como siempre 

Despierta a la misma hora, levántate, báñate, arréglate y sigue con tu rutina como si fueras a la oficina, por supuesto               que el tiempo que ocupas de traslado, se vuelve a tu favor, pero este tiempo lo puedes aprovechar para tomar un          desayuno saludable y comenzar bien el día.

  • Continuar con el horario de trabajo y llevar una agenda clara.

Es importante que continúes con el horario de trabajo, esa rutina no te conviene dejarla, ya que de lo contrario el  tiempo no te dará lo suficiente para completar tus tareas y provocará retrasos. Incluso si ocupas un tiempo para tomarte una merienda, se vale hacerlo, por supuesto que un tiempo razonable y de ahí, regresar a las actividades. Lleva tu agenda y establece objetivos a cumplir.

  • Aprovecha las aplicaciones tecnológicas. 

Actualmente existen ya muchas apps y herramientas que nos facilitan el trabajo. Sácales el mejor provecho para optimizar tu tiempo y tus actividades. Dosifica  tus videollamadas o videoconferencias durante la semana y asegúrate que tengas la conexión necesaria para que sean productivas.

  • Tómate un descanso

Estar sentado durante horas frente a la computadora y otros dispositivos es algo agobiante y cansado, por lo que es válido tomarte breves descansos. Estira las piernas, asómate por la ventana, por tu balcón, realiza ejercicios de relajación y respiración que te ayudarán a manejar el estrés y el cansancio.

  • Cuidado con las redes sociales

Si no necesitas de las redes sociales para trabajar  ¡aléjate de ellas!. Las redes sociales son un poderoso distractor que quitan tiempo y concentración, así que si no quieres retrasarte o agobiarte más, mejor consulta tus redes sociales en tus tiempos libres.

  • Evita hacer varias cosas al mismo tiempo. 

El estar trabajando desde casa a veces nos da la impresión que podemos aprovechar para hacer varias cosas a la vez, algo que es totalmente inconveniente. El distraerte haciendo otras cosas que no tengan que ver con el trabajo hará que pierdas la concentración, así mismo, será más estresante para ti. Así que, enfócate en hacer bien el trabajo.

El tomar en cuenta estas recomendaciones te ayudará a hacer del Home Office una experiencia productiva. Y por último;

  • Aprovecha el tiempo de contingencia y de aislamiento para tu crecimiento profesional.

Después de atender tus actividades laborales y de pasar un tiempo de calidad con tu familia (en caso de que tengas hijos o pareja) el periodo de aislamiento también puede ser una buena oportunidad para aprovecharla en tu crecimiento personal y profesional. Puedes leer un libro, hacer un curso a distancia, investigar sobre temas de tu interés  que por supuesto harán más productivo el tiempo que tengas que permanecer en casa y de esta manera seguirás aprendiendo y creciendo.

¿Qué es lo que no se debe hacer en una entrevista?

¿Qué es lo que no se debe hacer en una entrevista?

Una entrevista sin duda es es una situación que produce un alto grado de nerviosismo y ansiedad. Puedes prepararla de antemano y afrontar la entrevista como un reto enriquecedor, pero igual es importante saber lo que no debemos hacer durante este proceso, por eso te compartimos estos simples consejos:

  • Llegar tarde o demasiado pronto.
  • Tener el móvil encendido.
  • Enredarse en una discusión.
  • Sentarse en el borde de la silla.
  • Llevar la iniciativa: deja que sea el entrevistador el que dirija la entrevista.
  • Responder de manera agresiva.
  • Evita características llamativas: cuida tu aspecto personal.
  • Comer chicle.
  • Mentir.

Durante la entrevista

Durante la entrevista tendrás que venderte a ti mismo y tendrás que saber de antemano cuáles son tus puntos fuertes y cuáles los débiles, con la intención de compensarlos.

Es un momento decisivo para demostrar y convencer al seleccionador de que eres el candidato ideal para cubrir el puesto de trabajo.

Evita exagerar al hablar de ti o tus habilidades y capacidades, esto en un futuro puede ser contraproducente.

Estar atento al tiempo, mirar constantemente el reloj puede dar una imagen de ansiedad o que tienes cosas más importantes que hacer.

Ser descortés, siempre debes mostrarte educado ante el entrevistador, esto hablará bien de ti.

Mentir, entendemos que es un momento crucial pero mentir no te ayudará en nada, pues podrían descubrirlo y automáticamente estarías descartado o ser contraproducente para ti en el futuro; recuerda que actualmente muchas empresas investigan a sus candidatos para tener un panorama completo de quiénes son en realidad.

Para prepararte antes de una entrevista revisa nuestro post donde te compartimos algunos consejos, solo da clic aquí.

 

Fuente: Ministerio de Educación y Formación Profesional – Gobierno de España

 

¿Qué es la entrevista de trabajo?

¿Qué es la entrevista de trabajo?

Es la técnica más utilizada en los procesos de selección de personal. Ante un puesto de trabajo vacante o de nueva creación, se establece el perfil del candidato y, posteriormente, a través de la entrevista, se elige a uno de los candidatos para cubrir el puesto determinado.

Tipos de entrevista

  • Individual. Amplía la información del curriculum y profundiza en tus aspectos y cualidades personales. Lo más común es que la realice un entrevistador pero, en ocasiones, puede haber más de uno. Dentro de este tipo puedes encontrarte con distintas modalidades según su finalidad: preselección o fases avanzadas de selección.
  • Colectiva. Suele comenzar con la proposición de un tema o una tarea. Posteriormente, el grupo en el que estarás incluido deberá discutir hasta llegar a una postura de acuerdo común. Este tipo de entrevista se utiliza para evaluar la capacidad de trabajo en grupo, la iniciativa, la seguridad, el liderazgo, la capacidad de comunicación, y la actitud de escucha hacia los demás.

¿En qué consiste la entrevista de trabajo? Fases

La mayoría de las entrevistas siguen un esquema básico que puede variar:

  • Saludo. Espera a que el entrevistador se dirija a ti. Sé cordial y amable pero no tomes actitudes ni distantes ni familiares.
  • Charla introductoria. Se suele comenzar con un diálogo sobre temas intrascendentes que sirven para romper el hielo. Relájate y contesta de forma natural.
  • Conversación sobre el puesto. En esta parte, se afrontan las cuestiones relativas al puesto, tareas y funciones, tus estudios y formación, experiencias, motivaciones y tu disponibilidad (para viajar, para trasladarte fuera de tu ciudad,..). Defiende tu candidatura de forma positiva. Muestra cómo tu perfil se ajusta a las características del puesto. Ten en cuenta que se transmitimos información no verbal, como el tono de voz, la sonrisa, la distancia y la posición de brazos y piernas.
  • Despejar interrogantes. Es el momento de consultar cualquier duda que tengas sobre la empresa, las condiciones de trabajo o el proceso de selección. Da buena impresión la persona que se interesa y pregunta por cuestiones específicas de la empresa o del puesto de trabajo.
  • Despedida. Procura asegurarte el siguiente contacto dentro del proceso. Muéstrate cordial con el entrevistador.

Toda entrevista laboral supone un reto específico, pero si te preparas con antelación tendrás más confianza durante el proceso.

Si quieres conocer cómo prepararte para una entrevista solo da clic aquí.

 

Fuente: Ministerio de Educación y Formación Profesional – Gobierno de España

¿Qué hay que saber antes de presentarse a una entrevista de trabajo?

¿Qué hay que saber antes de presentarse a una entrevista de trabajo?

Preparación de la entrevista

Es una situación que produce un alto grado de nerviosismo y ansiedad. Puedes prepararla de antemano y afrontar la entrevista como un reto enriquecedor, una situación de la que puedes aprender y obtener aspectos positivos. Para esto puedes seguir los siguientes consejos que te proponemos:

  • Infórmate previamente sobre el puesto, la empresa y el cargo.
  • Identifica tus puntos fuertes y débiles. Ten en cuenta que tampoco te convienen mostrar debilidades que puedan perjudicarte.
  • Analiza tu proyecto y tus argumentos.
  • Prepara las preguntas que vas a formular.
  • Sé optimista y confía en ti mismo.
  • Analiza la imagen que quieres transmitir y elige, en función de ella, los elementos de tu aspecto personal por si en algún momento de la entrevista lo necesitas.
  • Prepara tu curriculum, documentos y referencias de forma ordenada y limpia.
  • Sé puntual.

Debes considerar que el proceso de pasar por una entrevista, incluso aunque no seas seleccionado, supone una experiencia positiva que te aporta seguridad para afrontar nuevas entrevistas como situaciones más conocidas.

¿Qué te pueden preguntar?

No dejes un momento para la improvisación. Durante la entrevista, te preguntarán acerca de diversos ámbitos: procura reflexionar antes pensando qué podrías contestar.

  • Personalidad: sobre ti mismo, anécdotas, valores, motivaciones e influencias.
  • Formación: razones para la elección de tu formación profesional.
  • Trabajos anteriores, actividades, funciones, proyectos, compañeros.
  • Empleo: preferencias, relaciones en el trabajo, puntos fuertes y débiles, objetivos.
  • Vida privada: familia, relaciones personales, tiempo libre, vacaciones, hobbies.
  • Varias: incorporación al trabajo, opiniones, referencias.

Si quieres prepararte para una entrevista, prueba a contestar preguntas como:

  • ¿Por qué dejó su último trabajo?
  • ¿Qué conoce sobre nuestra empresa?
  • Nombre dos de sus puntos fuertes y débiles.
  • ¿Dónde se ve en cinco años?
  • ¿Por qué debería contratarlo?
  • Describa un día habitual en su anterior trabajo.
  • ¿Qué puede aportar a la empresa?

Las respuestas deben ser concisas y directas. Siempre que puedas, utiliza ejemplos para ser más claro y trata de buscar la relación con temas laborales.

Además de preparar las respuestas a las posibles preguntas, puedes preparar preguntas para formular tú mismo acerca de:

  • Principales responsabilidades y funciones del puesto.
  • Desarrollo profesional, condiciones, incentivos.
  • Sobre tus futuros compañeros, jefes, subordinados.

Prepárate con anticipación te ayudará a estar más confiado y relajado durante este proceso, así que tomate un tiempo para hacerlo.

 

Fuente: Ministerio de Educación y Formación Profesional – Gobierno de España

¿Buscas empleo? cuidado con lo que publicas en tus redes sociales

¿Buscas empleo? cuidado con lo que publicas en tus redes sociales

Muchas empresas, especialmente las grandes, rastrean en Internet a sus candidatos para conocer a la persona en realidad, o al menos lo que muestran sus redes. Según Iria Vázquez Palacios, Directora de Servicios y Calidad de Adecco, “las redes sociales se han consolidado como un apoyo fundamental para la atracción y selección de talento.

Desde el punto de vista de los candidatos, las redes sociales son estratégicas en el desarrollo de su marca personal mientras que para los reclutadores son fuente de búsqueda de talento y de información sobre la persona a la que van a contratar”.

Las redes sociales son un escaparate donde se puede mostrar todo lo que concierne a nuestra vida: a través de ellas expresamos lo que nos gusta o nos disgusta, lo que pensamos sobre la actualidad, las fotos de nuestros viajes, nuestras fiestas, etc. Se han convertido en una auténtica enciclopedia de personas donde podemos saber cosas de la vida de otras personas sin siquiera conocerlas.

Un altísimo porcentaje de personas tiene perfiles en las redes sociales, y eso incluye a las personas que nos dan trabajo o que nos contratarán en un futuro. Por eso es preciso usar el sentido común y adecuar los contenidos que publicamos, pensar antes de actuar.

Muchas empresas, especialmente las grandes, rastrean en Internet a sus candidatos para poder ver cómo es esa persona en realidad, o al menos lo que muestran sus redes. Esta práctica seguramente irá al alza y acabarán adoptándola todas las empresas, independientemente de su tamaño, ya que es algo sencillo y sin coste que sólo exige una conexión a internet y unos minutos.

Según datos extraídos del Estudio Adecco sobre Redes Sociales y Mercado de Trabajo, nueve de cada diez empresas tienen en cuenta la reputación online de los candidatos a la hora de hacer una selección. “Las empresas utilizan las redes no solo para buscar candidatos, sino para saber más de ellos, y una buena o mala utilización de sus perfiles públicos puede marcar la diferencia entre dos finalistas”, comenta la responsable de Servicio y Calidad de Adecco.

Por este motivo, entre los más jóvenes se está extendiendo la costumbre de eliminar contenido de sus redes sociales, especialmente todo aquello que hace referencia a actos o situaciones que puedan perjudicar su imagen y su posible contratación.

Cuando eres joven y creas por primera vez tus perfiles en redes sociales, tus objetivos es simplemente conectar con tus amigos, conocer gente, compartir información, ligar…pero a medida que van pasando los años, descubres la función que pueden desempeñar las redes para temas laborales, con lo cual tu contenido va madurando y adaptándose a la nueva situación.

Algunos pueden pensar si esto es ético o no, ya que cada individuo en su tiempo libre puede hacer lo que quiera. Pero también es cierto que lo que hacemos cuando no trabajamos es lo que nos define: nuestras aficiones, nuestros gustos, nuestra personalidad, etc.

Sea como sea, está claro que subir contenidos inapropiados a nuestras redes sociales puede perjudicarnos de cara a nuestro trabajo actual o futuro, así que lo mejor es adaptarse a los tiempos y cuidar nuestros contenidos publicados en las redes sociales.

Fuente: Digilópolis | Autor: María Trejo | 16 octubre, 2017

Cómo elaborar un Curriculum Vitae atractivo y exitoso

Cómo elaborar un Curriculum Vitae atractivo y exitoso

Como sabemos, el curriculum vitae u hoja de vida, es prácticamente tu carta de presentación al momento de postularte para un empleo, es de  tal importancia,  que el propio CV puede abrirte o cerrarte las puertas para conseguir aquellas entrevistas que tanto anhelas.

Para que el curriculum vitae te ayude en esa búsqueda es importante que sepas cómo redactarlo, qué aspectos considerar y cuáles no son necesarios mencionarlos, en este sentido, habrá que diferenciar dos aspectos importantes para elaborar un CV exitoso: los aspectos de contenido y los aspectos de forma.

Aquí te damos algunas recomendaciones de cómo elaborar tu curriculum de una forma atractiva para los ojos de los reclutadores que siempre serán el primer filtro para concertar las entrevistas laborales.

Con respecto al contenido

Los tiempos en los que se entregaban los engargolados enormes con toda la explicación y diplomas y demás quedaron atrás, hoy en día es importante que el curriculum sea un resumen de la trayectoria profesional por lo que es importante considerar lo siguiente:

1. Elabora un CV de fácil lectura. Al reclutador le interesa saber sobre tu experiencia laboral, tus logros, la trayectoria académica, tus talentos, etc, por lo que al momento de redactarlo cuida la cronología de la información y evita escribir explicaciones exhaustivas (esas las darás en las entrevistas) ya que pueden confundir y distraer al reclutador, únicamente incluye una breve descripción de funciones y listo.

2. Debe contener información sobre tu experiencia laboral, logros profesionales, trayectoria académica importante tanto de formación como de educación continua, competencias y talentos que posees, idiomas que dominas. Un aspecto importante a considerar en la parte de idiomas es que es inútil poner el porcentaje de dominio del idioma, eso no tiene ningún significado, al reclutador le interesa saber si realmente puedes comunicarte en ese otro idioma por lo que te recomendamos anotar simplemente el nivel de dominio como intermedio, avanzado, etc. Puedes tomar como referencia los niveles que establece el Marco Común Europeo. Por otro lado, tus datos generales como teléfono de contacto y correo electrónico ¡no deben faltar!

Con respecto a la forma

1. Lo ideal es presentar un curriculum con una extensión de una a dos hojas como máximo.

2. Busca un formato que lo haga atractivo a los ojos del reclutador. No es necesario que lo adornes con colores y formas, lo más importante es que tengan un formato claro y la información esté organizada.

3. Cuida la redacción y sobre todo ¡cuida la ortografía y los errores de dedo! El tener errores ortográficos en el CV puede cerrarte la puerta y los errores de dedo a pesar de no ser intencionados, da la impresión de que no le dedicaste el tiempo suficiente para prepararlo y revisarlo.

4. Por último, si vas a incluir una foto tuya (es lo más recomendable) por favor, evita las selfies y las fotos en donde estés en posiciones sugerentes, da muy mala impresión de tu imagen, no hay como una foto formal aunque la tomes con tu celular, pero que sea una fotografía seria y formal.

Aquí te mostramos algunos ejemplos de cómo puedes organizar la información de tu CV, además, puedes descargar nuestro formato que hemos preparado para ti, esperamos que te sea útil.

Sitio diseñado por:

Pin It on Pinterest